La crisis del 'ladrillo' se lleva el 25% de los impuestos que las CCAA preveían recaudar

La desaceleración del mercado de la vivienda se está convirtiendo este año en un frenazo brusco para los ingresos de las comunidades autónomas. Por primera vez desde que se inició el 'boom' inmobiliario hace 10 años las autonomías no van a cumplir sus previsiones recaudatorias sobre los principales impuestos que gravan la compraventa de los pisos.
Lo que puede convertirse en un problema para el cumplimiento del objetivo del Plan de Estabilidad, que pretendía este año un superávit conjunto de sus cuentas del 0,25% del PIB, y en una nueva dificultad en la reforma de la financiación autonómica que se abordará el año próximo tras las elecciones del 9-M.

Si hasta ahora el incremento medio anual desde 1997 había sido del 20%, tanto del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) como el de Actos Jurídicos Documentados (AJD), en 2007 los ingresos van a caer por encima de ese porcentaje. Las autonomías habían previsto recaudar en este año cerca de 20.000 millones de euros por ambos impuestos y, según los últimos datos de la evolución de la recaudación hasta noviembre, pueden situarse a fin de ejercicio incluso por debajo de los 16.000 millones, lo que significaría sólo un 5% o menos de aumento sobre el de 2006 (15.154 millones).

Muy lejos quedan las tasas de crecimiento récord del 23,1% de 2005, año en el que pocas comunidades que todavía no lo habían hecho (como Murcia, Baleares y Canarias) decidieron elevar hasta el 7% (el máximo permitido) el tipo que grava el ITP para sacar más partido al 'boom' del 'ladrillo'.

Crisis presupuestaria
Ambos impuestos representan la segunda fuente de financiación de las autonomías y un tercio del total de los impuestos indirectos. Madrid, Cataluña, Baleares, Murcia y la Comunidad Valenciana son las que mayor dependencia porcentual tienen de estos impuestos respecto a la totalidad de sus ingresos.

Las regiones de mayor peso son las más afectadas por la caída del ritmo de compraventa de pisos que, según los expertos, ha sido de un 70% desde hace dos años. Cataluña, la de mayor potencial recaudatorio, preveía ingresar este año 4.475 millones de euros (un 16,5% por encima de los 3.739 liquidados en 2006) y hasta noviembre su recaudación era de 3.529 millones. Por tanto, es muy previsible que sus ingresos a fin de año tengan un descenso superior al 20% sobre la cifra estimada inicialmente en los presupuestos.

Algo parecido le sucede a Madrid. La previsión recaudatoria era de 3.857 millones (2.252 millones por ITP y 1.605 por AJD), es decir, un 9,% más que en 2006 (3.509 millones), y hasta octubre de 2007, último dato computado, los ingresos llegan a los 2.606 millones (1.422 millones por ITP y 1.184 millones por AJD). Por tanto, la caída puede situarse por encima del 20%. Para cumplir el objetivo, tendría que recaudar entre noviembre y diciembre más de 1.200 millones, cuando en los primeros 10 meses del año ha recaudado dos terceras partes de esa cifra.

La diferencia entre ambas es que el presupuesto de Madrid depende en un 92% de los impuestos que recauda y Cataluña en un 72%. Sin embargo, la comunidad madrileña tiene un colchón importante para compensar esta pérdida ya que está aumentando sus ingresos por otros impuestos (como el IVA o el 33% del IRPF) como consecuencia del incremento de la actividad económica tras el anuncio de la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones y la supresión paulatina del de Patrimonio.

también se verá afectada por este «apagón» de la recaudación. En las cifras que facilita no se nota porque el Gobierno andaluz enmaraña el dato real facilitando los derechos reconocidos con criterios de devengo. Es decir, mientras el resto de las autonomías dan la recaudación real, esta comunidad la incrementa con la inclusión de los derechos pendientes de cobro de esos impuestos. En fuentes de la Intervención General del Estado se asegura que "en términos homogéneos, Andalucía tendrá una perdida porcentual mayor que Cataluña, Madrid y que la Comunidad Valenciana", las comunidades con más pegada en el 'boom' del 'ladrillo'.

En cuanto a la Comunidad Valenciana, tampoco aporta datos sobre el descenso de la recaudación. Las estimaciones de los interventores es que su caída estará también en el entorno del 25%.

Para 2008, año en que los expertos dicen que se acentuará la desaceleración inmobiliaria, los gobiernos autonómicos con mayor presupuesto han moderado sus proyecciones de ingresos (Cataluña lo sitúa en 3.830 millones y Madrid en 3.098). Sin embargo, Andalucía sube a 3.099 millones y Valencia a 2.126 millones. El resto también hincha sus expectativas recaudatorias por lo que la suma total por ITP y AJD supera otra vez los 19.000 millones.

Fuente: Economia del Diario el Mundo

No hay comentarios: