VPO en Baleares

La falta de suelo ahoga a la vivienda de proteccion oficial en Baleares

PALMA DE MALLORCA.- "Se busca suelo desesperadamente". Éste podría ser el gran titular que se desprende de las iniciativas llevadas a cabo en las últimas semanas por el responsable de Vivienda del Govern Balear, Jaume Carbonero. El conseller no sólo tiene que luchar contra el precio de los pisos (una vivienda de 80 metros cuesta alrededor de 200.000 euros, según datos del Ministerio) sino que además debe buscar medidas para zigzaguear uno de los grandes problemas de las Baleares en materia de vivienda: la escasez de suelo para promover VPO. [Junio 2007: La calle más cara de España estaba en Palma]

El problema de la falta de terreno público al que tiene que hacer frente el Govern Balear está ahogando el desarrollo de nuevas promociones de protección oficial. Desde la consejería de Vivienda se han lanzado una serie de medidas para que en un futuro próximo los Baleares tengan la opción de acceder a una casa en óptimas condiciones. Una de estas iniciativas es la construcción de VPO en suelo rústico de transición a urbano dentro de las áreas de crecimiento del Plan Territorial adoptado por el Consell Insular de Mallorca. Plan al que se tienen que acoger todos sus municipios.

La otra medida surge a raíz del acuerdo firmado entre el gobierno autonómico y el Ministerio de Defensa. En este sentido, el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, se comprometió en el mes pasado a ceder al Govern el solar del cuartel de Son Busquets, donde el 60% de su terreno se dedicará a viviendas protegidas. En total, en los más de 110.000 metros cuadrados donados por el Ejecutivo, se levantarán 1.662 hogares.

El suelo se ha convertido en un bien escaso en una isla donde el crecimiento urbanístico debe medirse al milímetro. Así, Jaume Carbonero prevé que se construyan viviendas en suelo rústico de transición a urbano a la espera de que los pueblos mallorquines se adapten al Plan Territorial del Consell de Mallorca, aprobado durante la pasada legislatura. Esta medida se incluye dentro de un proyecto de ley de VPO que Carbonero presentó el pasado 21 de diciembre.

Con esta medida, el objetivo de Carbonero es disponer de cerca de 160 hectáreas para construir sobre el 50% de esta superficie en torno a 4.500 viviendas de protección. La otra mitad de superficie sería para compensar a los promotores.

La otra gran iniciativa es lograr acuerdos con el Gobierno Central para poseer más terreno público. El poco terreno urbanizable en Baleares está en manos de promotores, que manejan precios elevadísimos alejados de la política de la VPO. En este contexto se enmarca el acuerdo con el Ministerio de Defensa para que éste ceda al ejecutivo balear el solar del cuartel de Son Busquets. Se trata de exprimir al máximo las opciones de poder ofrecer a los baleares viviendas al mejor precio posible.

Esta búsqueda incansable de terreno para VPO supone un cambio de viraje desde el punto de vista político. Las viviendas de protección pasan a primer plano para el Govern Balear después de unos años en los que este tipo de edificación no era ni mucho menos una prioridad. Por ejemplo, en 2004 se tocó fondo y Baleares estuvo a la cola en España en la construcción de VPO con una media de 0,45 hogares protegidos por cada 1.000 habitantes. En total se construyeron 430 viviendas de protección y la media nacional estuvo por encima de 1,59.

El gran objetivo del Govern Balear es construir cerca de 5.000 viviendas protegidas en los próximos cuatro años con un precio que oscile entre 90.000 y 100.000 euros. Una media que dejaría 1250 hogares protegidos por año, casi el triple que en 2004.

Fuente: El mundo.es

No hay comentarios: