Adiós hipoteca, hola Playstation

Ya no se venden tantos pisos y, por tanto, tampoco se firman tantas hipotecas. De hecho, los últimos datos del sector correspondientes al pasado noviembre muestran que la concesión de créditos para comprar vivienda ha descendido un 15% en lo que parece ser el inicio de una tendencia a la baja que se consolidará a lo largo de este año. Así, aunque este negocio continúa en máximos y sigue aportando beneficios a los balances de las entidades financieras, el previsible estancamiento del sector en 2008 está forzando a la banca española a potenciar su amplia red comercial para lanzar nuevos productos de consumo como seguros, novedosas tarjetas de crédito o financiar la compra de la Playstation 3.

Según se desprende de las conclusiones de unas jornadas organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica en colaboración con la consultora PriceWaterhouseCoopers sobre la situación de la banca española ante la crisis originada por las hipotecas basura de EE UU, aunque las entidades financieras de este lado del Atlántico cuentan con balances saneados y suficientes provisiones para afrontar las tensiones de liquidez originadas por la crisis crediticia gracias a su concepto tradicional del negocio, el cambio de escenario internacional va a provocar a nivel doméstico transformaciones en los modos de venta del sector.

Es cierto que no es un camino nuevo, ya que las campañas en busca de la fidelización del cliente despejaron en su día este sendero, pero sí que tiene recorrido por explotar. Según añaden desde Pw&C, la banca española tiene un factor que la diferencia del resto de Europa, "una amplía red comercial" con una sucursal casi en cada manzana. Numerosas oficinas de venta que las entidades están abriendo a empresas de otros sectores para ampliar su oferta de productos, tanto financieros como de consumo.

Seguros, tarjetas y reunificadoras de deuda

Sobrepasada la barrera de la venta de seguros, la colaboración entre ambos sectores dura ya varios años como en el caso de Caja Madrid con Mapfre, ahora quien llama a la puerta son las reunificadoras de deuda. Precisamente, cuatro de ellas se han agrupado bajo el nombre de Quality Group para negociar directamente con la banca con el objetivo de conseguir mejores condiciones para sus clientes.

En esta línea, otro de los nuevos productos son las tarjetas que ofrecen préstamos rápidos de más de 3.000 euros que, comercializadas bajo el nombre de la entidad de turno, en realidad están gestionadas por empresas externas.

En esta línea, la financiación de la compra de determinados productos de consumo, como el caso de la popular Playstation en Banesto, ofrece márgenes para los bancos, comentan desde Pw&C. Una nómina, dos recibos, una cuota ajustada y? ¡A jugar! Y es que, tal y como apunta desde este banco Gonzalo Alonso, director general de desarrollo de negocio del banco presidido por Patricia Botín, la domiciliación es el producto que más vincula a los clientes con los bancos, "incluso más que una hipoteca", resume.

Fuente: El pais.com

No hay comentarios: