El BCE deja la puerta abierta a una bajada de tipos al advertir que los riesgos para la zona euro aumentan

El Banco Central Europeo (BCE) ha advertido hoy de la existencia de riesgos a la baja para el crecimiento económico de la zona del euro y una "incertidumbre inusualmente alta" porque todavía se desconoce el impacto que va a tener sobre la economía real "la nueva apreciación de riesgo en los mercados financieros" provocada por la crisis de crédito, una llamada de alerta que los analistas consideran como un anticipo de una eventual rebaja del dinero. Además, expertos consultados por el propio BCE han reducido del 2,1 al 1,8% sus previsiones de crecimiento para 2008
El banco europeo mantuvo los tipos de interés en el 4% la semana pasada, si bien los analistas consideran que con estas advertencias sobre los riesgos a la baja para el crecimiento prepara a los mercados para un próximo recorte del precio del dinero.

La entidad considera que esos riesgos para el crecimiento económico están relacionados con "un impacto mayor de lo esperado de la evolución de los mercados financieros sobre las condiciones de financiación y el sentimiento económico".

Este impacto, según el BCE, podría tener "efectos negativos sobre el crecimiento en el área euro y el resto del mundo".

Asimismo, el banco europeo ha precisado que la subida de los precios del petróleo y otras materias primas suponen también un riesgo a la baja para la reactivación de la economía.

"Las más recientes informaciones sobre la actividad económica a finales de año apuntan hacia un crecimiento más moderado en el área del euro que la tasa entre trimestres del 0,8% observada en el tercer trimestre de 2007", agrega la institución europea en el informe.

Además, el BCE ha recordado que el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) fue en enero del 3,2%, comparado con el 3,1% en los meses de noviembre y diciembre.

A vueltas con la inflación

"Esto confirma la continua presión al alza sobre la inflación a corto plazo", por el encarecimiento del petróleo y los alimentos, ha precisado la entidad. Unas tensiones inflacionistas que han motivado a la institución a mantener los tipos. De hecho, y según los analistas, si la coyuntura fuera favorable, el BCE ya hubiera subida el precio del dinero.

Según los pronósticos de la entidad europea, el IPCA permanecerá "significativamente por encima del 2 por ciento y se moderará solamente de forma gradual a lo largo de 2008".

No obstante, la entidad ha calificado de "sanos" los fundamentos de la economía de la zona del euro, que "no tiene grandes desequilibrios".

Previsiones de los expertos

En este orden de cosas, expertos consultados por el BCE han empeorado sus previsiones de la zona euro y pronostican un menor ritmo de crecimiento en 2008, hasta el 1,8%, frente al 2,1% anterior, así como un fuerte repunte de la inflación al 2,5%, medio punto más que en el anterior sondeo.

De acuerdo con los resultados de la encuesta realizada por el BCE y que aparece en su último boletín, los participantes han elevado sus expectativas de inflación como reflejo de la preocupación por el aumento de las presiones sobre los costes y los salarios registrada en el 2008.

Asimismo, de cara a 2009, el promedio de los encuestados anticipa que la inflación se situará en el 2%, idéntico nivel al del sondeo anterior, mientras que en sus estimaciones a más largo plazo (a cinco años) las expectativas se han elevado al 2%, una décima más que en el cuarto trimestre de 2007.

Respecto al crecimiento de la zona euro, los encuestados han revisado a la baja, en 0,3 puntos para 2008 y 0,2 puntos para 2009, sus expectativas del PIB real, que sitúan ahora, en promedio, en el 1,8% para el 2008 y el 2% para el 2009.

Estas revisiones a la baja reflejan, básicamente, la preocupación de los encuestados por la desaceleración de EEUU, que podría tener repercusiones mundiales, y los riesgos que suponen el precio del petróleo, la incertidumbre sobre la evolución de los mercados financieros y una corrección desordenada de los desequilibrios mundiales, con posibles efectos sobre el tipo de cambio del euro.

Factores positivos

Por contra, señalan como causas que podrían mejorar las previsiones la relajación de la política económica en Estados Unidos y el dinamismo del consumo privado y del empleo en la zona del euro.

Por último, las expectativas referidas a la tasa de desempleo en la eurozona para el 2008 y 2009 se sitúan actualmente en el 7,1% y el 7%, respectivamente, lo que supone un empeoramiento de 0,4 puntos porcentuales tanto para el 2008 como para el 2009.

No obstante, aunque la tasa de desempleo ha caído de forma significativa en la zona del euro en los últimos años debido a las reformas de los mercados de trabajo, la movilidad laboral y el reducido poder de negociación de los sindicatos, se espera que, de producirse algún descenso de la tasa de paro, éste sea moderado.

Fuente. El pais

No hay comentarios: