Las casas de los norteamericanos ya valen menos que sus hipotecas

Aviso a navegantes. En EEUU, país que como España vivió largos años de boom inmobiliario, comienza a extenderse el drama de los propietarios que han de pagar por su hipoteca más dinero que lo que cuesta hoy día su casa. Es lo que los anglosajones llaman debt slavery (la esclavitud de la deuda) y que, según el economista y arquitecto Ricardo Vergés, “se vuelve insoportable cuando se extiende más allá de los 10 ó 12 años” y conlleva un ‘efecto pobreza’ para quienes compraron pisos sobrevalorados. Eso sin contar con el riesgo enunciado en el principio de Merton, que consiste en que “cuando el valor de un activo es inferior a la deuda, el deudor prefiere devolver el activo antes que la deuda”.

Esta situación comienza a generalizarse al otro lado del Atlántico, donde se prevé que a finales de este año en torno a 15 millones de propietarios deberán más a los bancos de lo que valga su casa, según previsión de Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs en una detallada información sobre el tema que publica Bloomberg. La agencia de noticias cuenta la historia de Mary Kamanu, que pagó 409.000 dólares por una casa en Folsom, California hace tres años y que ahora se la compran con un descuento del 20%. Su caso no es el único: el precio medio de una casa en California ha caído el 17% en Diciembre desde el año anterior, según la asociación estatal de Realtors.

“Si los hipotecados que están hasta el cuello ejecutan, sus propiedades son susceptibles de ser vendidas con descuento, lo que deprime aún más el mercado residencial”, ha explicado Robert Engle, profesor de la escuela de negocios Stern de la Universidad de Nueva York en Manhattan. “Se convierte en una espiral”, advierte.

El 39% de la gente que compró una casa hace dos años ya debe más por ella que el dinero que estarían dispuestos a pagar los virtuales compradores, según un reciente informe de Zillow, un servicio de información inmobiliaria. Sólo el 3,2% que compró hace 5 años está en la misma situación, añade. Analistas de UBS coinciden en señalar los riesgos de los compradores en el pico del boom.

Pero las malas noticias no se quedan ahí. Los precios de la vivienda caerán probablemente el 4,5% este año y el 2,6% el siguiente tras la bajada del 2,2% en 2007, según Fanny Mae, la hipotecaria más grande del mundo. En el cuarto trimestre de 2007, se produjo una media de 2.900 ejecuciones al día, el doble que un año antes, según RealyTrac, una consultora inmobiliaria radicada en Irvine, California.

A diferencia de nuestro país, sólo un tercio de las hipotecas son de tipo variable

“Si la gente debe más de hipoteca de lo que vale su casa, un sustancial número de propietarios devolverá las llaves”, ha dicho Kenneth Rosen, de una universidad californiana. A diferencia de lo que ocurre en nuestro país, en EEUU cerca de un tercio hipotecas son de tipo variable, según la Federal Housing Finance Board en Washington.

Según los expertos consultados por Bloomberg, caídas de precios y aumento de ejecuciones son una amenaza para una economía en desaceleración, toda vez que muchos de quienes pidieron créditos hipotecarios los usaron para financiar otros bienes como coches u ordenadores personales.

Los activos inmobiliarios representan alrededor de un tercio del neto de los hogares estadounidenses, según Michael Darda, economista jefe de MKM Partners en Greenwich, Connecticut. En 2006, los norteamericanos poseían 20,5 billones de dólares en ladrillo, frente a los 6,3 billones de dólares en acciones, según datos de la Reserva Federal. “La caída de los precios de las viviendas causará un roto en los balances de los hogares, dijo Darda. Algo que se trasladará al consumo, desde ropa hasta electrodomésticos o vacaciones en Disneylandia. Esto es natural para el economista jefe de Fannie Mae: “cuando el valor de las viviendas cae, la gente tiende a ahorrar más y gastar menos”.

La economía probablemente encogerá el 0,5% en el actual trimestre y un 1% más en es segundo, al tiempo que el sector inmobiliario alcanza su límite, según Hatzius. El prevé que la recesión económica empezó a finales de 2007 y durará al menos hasta julio. “El residencial sigue en caída libre. De momento, no hemos tocado fondo”, afirma.

Otro caso que muestra Bloomberg es el de Ricardo Fornos, quien está tratando de vender su condominio en Florida. Él pagó 190.000 dólares con una hipoteca de 171.000 dólares hace dos años y no espera obtener de él más de 165.000 dólares. Fornos quiere vender ahora antes de que los precios empeoren. “He llegado al punto en el que tengo que decidir si pierdo mucho ahora o pierdo mucho más después”. ¿Alguien en España se da por aludido o seguimos pensando que el precio de la vivienda nunca baja?

Fuente: El confidencial.com

No hay comentarios: