UBS pone el dedo en la llaga: “La situación inmobiliaria española es realmente preocupante. El Gobierno sostiene artificialmente al sector

Irlanda y España: As safe as houses? (¿tan seguras como el ladrillo?), es el título de un nuevo informe, en este caso elaborado por el banco suizo UBS -por cierto, uno de los más castigados por la crisis subprime-, que hace hincapié en el maltrecho sector inmobiliario de ambos países tras el boom y en las consecuencias sobre sus economías. El estudio, European Economic Focus, encuentra similitudes en ambos países y confirma su veredicto: “La situación es realmente preocupante”. Para añadir después, sin morderse la lengua, que “el Gobierno sostiene artificialmente el sector”.



Concretamente, UBS sostiene que “la situación económica en España e Irlanda es similar, con el sector inmobiliario y constructor empezando a "caer en picado". Sin embargo, hay un límite dentro del pesimismo. En ambos países el sector público está en una posición extraordinaria: los Gobiernos tienen margen de maniobra. Pensamos que en ambos casos la actividad se ralentiza pero que el Gobierno sostiene artificialmente al sector”.

Para los economistas que han elaborado el informe, tanto España como Irlanda han disfrutado de una evolución fantástica en la década pasada, superando la media de la Eurozona por bastante margen. Pero también incluyen gráficos que muestran cómo el diferencial de ambos países con la Eurozona se estrecha, “tendencia que esperamos que continúe este año y el próximo”. Dicho estrechamiento tiene un factor en común: “Los riesgos emergentes asociados al sector inmobiliario”. UBS recuerda que ya escribió sobre el tema el año pasado, con el argumento de que había signos tangibles de debilidad acuciantes en el sector residencial.

¿Círculo vicioso?

“En España, el crecimiento de los precios de los pisos está declinando rápidamente, y creemos que se encamina hacia la caída, tal y como detallamos el año pasado” (Aquí remiten al European Weekly Economic Focus de octubre de 2007, informe que se titulaba Spanish housing: free-falling? Sin comentarios). La confianza del consumo se ha desplomado y la previsión es que el empleo se deteriore a lo largo de los próximos años.

Otro inquietante elemento que Irlanda y España tienen en común es que sus mercados hipotecarios están dominados por hipotecas a tipo variable. Especialmente acuciante en nuestro país es la debilidad que el ladrillo traslada al sector de la construcción. “Y, dada la importancia de esta industria sobre el empleo, creemos que los mercados de trabajo y por supuesto el crecimiento económico sufrirán. Esto conlleva más debilidad sobre el inmobiliario, con lo que se cierra el círculo vicioso”, afirma literalmente.

A pesar de los riesgos crecientes, el sector público tanto en España como en Irlanda está en una situación extraordinaria. El informe muestra dos gráficos basados en datos de Eurostat en los que se ve claramente cómo la deuda pública de ambos países es la menor de la Eurozona y su superávit, de los más holgados. Según UBS, esto deja en una posición muy confortable a economías abiertas y pequeñas como las que nos ocupan, lo que sugiere que ese superávit será usado para impulsar una economía en retroceso.

“En España, el ministro de Economía, Pedro Solbes, exhibió en octubre del año pasado un presupuesto por el que muchos otros de sus homólogos matarían”, dice literalmente el estudio, que detalla las medidas recientemente anunciadas por el Gobierno español, tales como las rebajas fiscales, los cheques-bebé, las ayudas al alquiler para jóvenes o los seguros dentales para menores. ¿Serán suficientes estas medidas preelectorales para compensar el cambio de ciclo?

Fuente: Cotizalia

No hay comentarios: