Un riñon por una casa, un argentino vende su riñon para comprar una casa

El caso de Maximiliano Ávalos no es el único pero sí el más reciente. Éste joven desempleado de 26 años residente en Argentina ha decidido poner en venta uno de sus riñones para darle una vivienda a su familia, según ha publicado infobae.com.

Ávalos, su mujer y su hijo de cinco años vivían en un piso de terreno fiscal, pero fueron desahuciados y se vieron obligados a instalarse en la casa de un familiar.

Antes de plantearse vender un riñón, Ávalos pidió ayuda al Estado, pero éste sólo le ofreció subsidio temporal. Además, considera que los trabajos precarios, que son a los que actualmente tiene acceso, no son suficientes para alquiler una vivienda. "Cuando me quedo sin trabajo vuelvo a la misma situación de ahora. Necesito sí o sí una vivienda. Estoy desesperado, ya no sé qué hacer", declara el padre de familia en infobae.com.

Pero, el joven no sólo vende su órgano. ha aclarado que quien esté interesado también tendrá que mantener a su familia durante tres meses, periodo de tiempo que los médicos del Hospital Durán han estimado que tardaría en recuperarse de la operación.

Tráfico de órganosÁvalos no es el único caso de estas características. El mercado de órganos para comprar una casa o mantener a la familia crece cada vez más.

Enrique, un gallego soltero de 50 años, fue quizá el primer español que ofreció públicamente una parte de su cuerpo por dinero en enero de 2004. Estaba dispuesto a vender uno de sus riñones, un pedazo de hígado o cualquier órgano del que pudiese desprenderse sin poner en peligro su vida por 150.000 euros.

Silvia Malacara, de 33 años, ofrecía en este caso alquilar su vientre a cambio de una casa, según publica infobae.com. "Soy consciente de los riesgos para mi salud y estoy dispuesta a enfrentarlos", afirmaba hace unas semanas, "por mis chicos estoy dispuesta a todo. Necesito darles un techo seguro".

Uno de los casos más conocidos, publicado en eldia.es, fue el de un matrimonio leonés que puso en noviembre de 2006 un anuncio en un periódico local en el que ofrecían un riñón a cambio de una casa, después de haber perdido su dinero en una reforma frustrada de su vivienda y que les suponía el gasto de 70.000 euros.


No hay comentarios: