22 casas vendidas en 10 horas en una subasta a la baja

¿Quién dijo crisis? 22 casas vendidas en 10 horas: El sueño de cualquier promotor. Éste fue el bagaje de la primera subasta a la baja de viviendas celebrada en Madrid, España, Europa y ¿el mundo? Desde Tulipp, organizador del novedoso acto, no se tiene constancia que nunca antes se haya celebrado nada parecido a nivel internacional. En total, se vendieron inmuebles por un valor superior a cuatro millones de euros. Ocho de estos fueron a parar a la cartera de un mismo comprador.

Cuando ya está claro que los tiempos de 'vacas gordas' en el sector inmobiliario son cosa del pasado, la imaginación para vender viviendas se ha disparado hasta niveles impensables hace unos pocos años, en pleno 'boom' del ladrillo. Lo último, una subasta inversa de casas. Es decir, ¿quién da menos? 18 promotores formaron parte del Salón, donde para estar presente bastaba pagar 3.000 euros y sacar, al menos, una vivienda a la puja.

Madrid se convirtió el pasado fin de semana, 29 y 30 de marzo, en la primera ciudad del mundo en acoger este curioso acto inmobiliario, donde los precios en lugar de subir, bajaban. Un subastador, maza en mano y maletín sellado, se encargó de cantar hasta 216 viviendas nuevas de toda España que salieron a la venta por un valor inicial de 62 millones de euros. Cada casa tenía marcado un precio inicial y un valor mínimo al que se podía vender. Descuentos que fueron desde el 18,5% al 30,3%, que sólo sabía el 'hombre del sombrero' (el subastador) y que guardaba a buen recaudo en su maletín plateado.

22 casas, el 10,1% del total, encontraron propietario. Un balance nada muy valioso en unas fechas de plena incertidumbre inmobiliaria. Más de una veintena de inmuebles cuyo valor inicial era de 5.699.200 y que se acabaron entregando por 4.185.350. Los compradores se ahorraron casi un 27%. Un mismo asistente se llevó a casa ocho de estos inmuebles. ¿Quién dijo que no era momento de invertir en el ladrillo?

Entre las casas que se adjudicaron destacaron especialmente dos, la más cara y la más barata. La primera de éstas se compró por 396.000 euros y estaba ubicada en Manilva/Puerto de la Duquesa. En el polo opuesto, un pequeño estudio de 22 metros cuadrados situado en Atocha hizo sonar la maza del subastador por 96.000 euros. Tenía un precio de salida de 120.000.

La vivienda que sí quedó desierta fue la más cara que salía a subasta, un unifamiliar adosado de Madrid cuyo precio de venta comenzó en 1.300.000 euros y bajó hasta el 1.070.000 euros. Tras cantar esta cifra, el subastador se vio obligado a cantar "este inmueble queda retirado de la subasta", la frase más escuchada durante las diez horas que duró la subasta holandesa.

Jorge Zanoletty Larrea, presidente de Tulipp, se ha mostrado satisfecho tras la primera 'subasta piloto' de este tipo y ha destacado que "éste es, sin duda, un gran momento para adquirir un inmueble". Si cree que ha dejado pasar la oportunidad de su vida para comprarse un piso a bajo coste, está equivocado. Este innovador sistema de venta volverá a celebrarse en Madrid los días 24 y 25 de mayo. Málaga, Londres y Barcelona, en junio, julio y septiembre, respectivamente, serán las otras ciudades testigo de este tipo de subasta a la baja de casas.

Fuente: El mundo su vivienda.

No hay comentarios: