Precio de los pisos, polemica con los datos oficiales

El Ministerio de Vivienda no prevé, por el momento, dejar de ofrecer las polémicas estadísticas del precio de las casas que trimestralmente proporciona, aunque tendrá que mejorarlas. Deberá introducir un enfoque de género, tal y como establece el artículo 20 de la Ley de Igualdad, según han confirmado fuentes del Gabinete que dirige Beatriz Corredor.
Las voces más críticas deberán seguir esperando, al menos unos meses, una reforma más profunda que esquive la 'sobretasación', el gran lastre de esta estadística que estaría ofreciendo precios más altos de los reales, según los expertos.

Desde el Ministerio de Igualdad precisan que dicha Ley Orgánica establece la obligación de incluir sistemáticamente la variable de sexo en las estadísticas, encuestas y recogida de datos que se lleven a cabo, junto a los criterios de edad, procedencia, etc. Sin embargo, quizá sea otro organismo el que acabe ofreciendo las estadísticas trimestrales sobre la evolución del precio de la vivienda y suelo, transacciones e iniciación, que hasta ahora venía publicando Vivienda y, por tanto, el que se encargue de introducir estas modificaciones.

Según fuentes del Ministerio de Vivienda, el "planteamiento (al respecto), sigue siendo el mismo" que cuando Carme Chacón capitaneaba esta cartera. Entonces, Chacón llegó a afirmar que Vivienda y Economía y Hacienda estaban "reflexionando" sobre el futuro de estos datos y sobre qué organismo debería ofrecerlos para elaborar estadísticas "más transparentes y más útiles". Pese a todo, desde Vivienda se considera ahora que "no es un asunto perentorio".

El Ministerio utiliza información de las tasaciones recopiladas por la ATASA, la patronal de las tasadoras.

Esta reflexión se producía cuando la legislatura llegaba a su término después de casi cuatro años en los que la fiabilidad de las estadísticas ofrecidas, basadas en precios de tasación y no de transacción, había estado en entredicho. La clave de esta polémica radica en la información utilizada para calcular los precios de la vivienda desde que se produjese un cambio en la metodología empleada por el Ministerio en 2005. Así, el Gabinete de Corredor utiliza actualmente información procedente de los datos de tasaciones recopiladas por la Asociación Profesional de Sociedades de Valoración (ATASA), la patronal de las tasadoras.

De este modo, la muestra analizada se compone de todas aquellas viviendas objeto de tasación durante un trimestre, no de la totalidad de las transmisiones operadas, excluyendo aquellas de más de 1.050.000 euros. Esta cuestión explica, por ejemplo, el desfase que se produjo entre los datos sobre el primer trimestre de 2006 del Ministerio y de los Registradores de la Propiedad. Según el Ministerio crecían un 12%, frente al 16% sostenido por los Registradores de la Propiedad.

Así, los datos de base del informe del Colegio de Registradores se refieren a los precios medios declarados en documento público inscrito en los Registros de Propiedad relativos a compraventas efectuadas, haya o no existido operación de tasación sobre las mismas, y cualquiera que sea su tipología y precio. Sin embargo, el Ministerio no contabilizaba todas las operaciones y no reflejaba los valores reales de las mismas. Tras esta polémica, los registradores declinaron volver a ofrecer estos datos.

Desde entonces, muchas voces han reclamado más fiabilidad a los datos de precios de pisos aportados por el Ministerio de Vivienda. Un estudio elaborado por el director general del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, en febrero de 2007 aseguraba, por ejemplo, que la calidad de las estadísticas disponibles "dista de estar a la altura de su importancia para el conocimiento del sector y de la economía española".

El último en hacerlo la pasada semana fue el secretario general del G-14, Pedro Pérez, quien, desde su posición de portavoz de las principales inmobiliarias nacionales, señaló que las estadísticas de Vivienda son "insuficientes" en "calidad, puntualidad y cantidad".

Los precios podrían ser menores
En los últimos años se ha extendido en España la práctica de la 'sobretasación'

La necesidad de contar con unas estadísticas fiables es más importante si cabe en la actual situación de cambio de ciclo, en el que una caída brusca de los precios podría tener consecuencias negativas para el conjunto de la economía. Según expertos, esta forma de medición, a partir de tasaciones, puede dar lugar a una deformación de los resultados. En los últimos años se ha extendido en España la práctica de la 'sobretasación' de las viviendas para que los créditos solicitados por los compradores y que, habitualmente cubren el 80% del valor de tasación de las viviendas, supongan el valor total de compraventa del inmueble.

Así, los precios tomados para confeccionar las estadísticas podrían estar sobrevalorados. Además, los nuevos controles que la Ley Hipotecaria introduce en el segmento de las tasaciones podrían suponer un ajuste de estas operaciones que podrían suponer una caída de los precios en los valores de las estadísticas.


No hay comentarios: